“El Cielo es el límite” para la
ingeniera Sasha Lewis de NFE

CONÓZCANOS

Conozca
a Sasha

Sasha Lewis pasó su infancia jugando con todo lo que encontraba, desarmando las cosas para ver cómo funcionaban y volviéndolas a armar. Hoy día, Sasha está juega con “juguetes” más grandes, como uno de los ingenieros de proyecto más jóvenes de New Fortress Energy (NFE).

En 2018, durante su último año en The University of the West Indies, la estudiante de ingeniería electrónica ganó una beca de NFE quienes, poco antes de su graduación, la contrataron para que trabajara allí.

Sasha Lewis

“La beca llegó justo en el momento indicado y me permitió enfocarme en mis estudios”, recuerda Sasha. “Quiero tener impacto duradero y positivo sobre mi país, así que no lo tuve que pensarlo dos veces cuando escogí trabajar en New Fortress. Por primera vez en años, la economía de Jamaica ha registrado un crecimiento, y uno de los factores contribuyentes que el Primer Ministro ha mencionado es la llegada del gas natural como fuente de energía. Además de esos beneficios, este combustible ha reducido significativamente nuestra huella de carbono, apoyando el desarrollo sostenible. La transición al gas natural es un paso importante para el desarrollo de Jamaica, y me enorgullece formar parte del equipo que está escribiendo el próximo capítulo de esa historia tan importante”.

En NFE, Sasha está asegurando el desarrollo de seis proyectos a pequeña escala en Jamaica velando por su cumplimiento y rentabilidad.

Sasha Lewis

“Un día típico en NFE abarca una mezcla excitante de trabajo entre la oficina y el terreno”, dice Sasha. “Cuando estoy en la oficina, obtengo los requisitos del proyecto, mantengo nuestra base de datos de proyectos, controlo los costos del proyecto y manejo la programación y agenda. Un día regular en el terreno significa que estoy monitoreando la actividad del lugar y manejando a los contratistas para garantizar que cumplamos con todos los plazos límite. Jamás hay una semana donde sé de antemano qué tendremos que hacer, y eso es muy estimulante. Eso, junto con la posibilidad de viajar y conocer diferentes culturas, es lo que más me gusta de mi trabajo en NFE. Me ha inspirado sacar mi título M.B.A. para fortalecer mi capacidad de transformar al mundo, un proyecto a la vez. También me encantaría fundar mi propia panadería, y quién sabe, ¡tal vez los hornos funcionen con gas natural!”.

Sasha vive la vida en sus propios términos, eligiendo sus propios estándares de excelencia en lugar de esforzarse por alcanzar las condiciones establecidas por los demás.

“La idea de seguir un modelo nos hace creer que nuestra grandeza debe ser equivalente a la de otra persona”, dice Sasha. “En el siglo 21, cuando todo se considera una “meta” es bueno ser consciente de nuestra propia grandeza. Somos nuestros propios modelos para seguir cuando adoptamos lo que construye nuestro carácter. Mientras trabajemos duro, creamos en nosotros mismos y busquemos apasionadamente lo que queremos, entonces el cielo es el límite.”